Free counter and web stats

lunes, 14 de septiembre de 2009

Making of

Una de las cosas más divertidas de hacer cómics (aunque otras veces es desesperante) es cuando el guionista queda con el dibujante para ponerse de acuerdo en cómo se va a diseñar la historia.


En “Mandamientos Realistas” yo había mandado el guión por mail a Manolo para que le fuera dando un vistazo y desarrollara algunas ideas por su cuenta antes de reunirnos. Quedamos en un McDonald´s y en la cola, justo en el momento en que la cajera me pregunta qué queríamos comer, Manolo suelta:


Manolo:Tío, he diseñado a Moisés con tupé, con una faldita a lo Zapp Branigan y en el bastón le he puesto un muñeco-troll colgando.

Dani: ¿Pero qué coj…?


Cajera: ¿Coca Cola Light o normal?


Dani: Normal, normal…


C: 23 euros, por favor.


M: Lo del troll mola.


D: El troll es una mierda. Cóbrese.


M: ¿Por qué no? Tiene gracia.


D: No tiene puta gracia. No tiene sentido. ¿A qué viene un troll? ¿Y la falda?


M: No sé, es del estilo de la época ¿no?


D: Joder, eso sería si fuesen romanos (los que por cierto aparecieron unos 2000 años después),

pero no hebreos. Ponle una túnica hasta los pies.


M: Bueno, ahora nos sentamos y te enseño los bocetos.


Como habréis podido comprobar en el cómic, Moisés no lleva tupé, falda corta, ni un troll colgando del bastón. Muchas veces mi trabajo en este equipo supone inhibir a Manolo un poco en su afán creador, ser el poli malo o, a veces, simplemente comportarme como si tuviera dos dedos de frente. Eso no significa que el caudal que puede soltar por la boca Manolo no suela ser útil. Todo lo contrario. Pero en este caso quizás si había perdido un poco la perspectiva y creo que éste es un buen ejemplo de cómo se nos puede ir de las manos una historia. Otras veces soy yo quien delira y Manolo quien aporta el sentido común, como una vez que quise meter a Goku y a Oliver Atom de personajes invitados en un proyecto que estábamos haciendo, pero, lo cierto, es que suelen ser las menos.

5 comentarios:

clavo dijo...

Bueno he de reconocer que muchas veces el trabajo de Dani consiste en amarrarme los huevos como a una vaca tejana para pararme un poco los pies; es cierto que se me va mucho la bolinga cuando diseño los personajes o los ambientes, si por mi fuera todo tendería a un barroquismo Ibañez,pero eso no puede ser.

Me hubiese encantado ver a Moi con su tupé, su faldica y el trol del tesoro colgado del bastón, pero es cierto que se hubiese salido muchisimo de la línea y hubiera creado muchas interferencias en la funcionalidad y en la legibilidad, vamos que hubiese sido raro de cojones, un pegotazo.

Dani para quien no lo conozca, pero sobretodo para quién sí lo conozca, puede ser un mordisco en los huevos, de hecho, ES UN MORDISCO EN LOS HUEVOS, es como un Alan Moore de Vallecas, una mezcla de Lázaro Carreter y Charles Bronson; un tio muy listo con pintas, pero un tio MUY cabron.

Al final, me he hecho de rogar, joder para ser el dibujante de la tira, y ser este nuestro blog, este es mi primer post, imagino qeu esta mañana en el trabajo ando vago de cojones.

Tostadora dijo...

Mi pregunta es... ¿dónde tienen los huevos las vacas tejanas?

Y otra cosa. Manolo postea aquí porque no le doy la contraseña del blog, para que no pueda hacer entradas de verdad.

Elena dijo...

Pero bueno, ¿es que no podéis parar de pincharos el uno al otro? Por otra parte, como espectadora privilegiada, es divertidísimo, aunque no os digo yo que aguantara este ritmo de locura todos los días, ¡qué desequiibrio!Al final no tengo ni idea de cómo resultan tan bien las tiras, debe ser que se hacen solas por las noches cuando habéis soltado todos los ingredientes mágicos en una cajita...Por fin un Manolo por aquí, ¡ya era hora, mal ídolo de masas!

Tostadora dijo...

¿Que las tiras resultan bien? La primera noticia que tengo, oye...

Will-y dijo...

¿Clavo?Bueno, ¡al fin Manolo da la cara!Aunque por lo que parece todos hubieran preferido que tu nick fuera V.Tejana, es lo que parece estar de moda en la blogosfera...